viernes, 30 de enero de 2009

Ausencias espontáneas













No quieren llegar.
Se arrepienten,
se van antes de arribar.
Su corta esperanza
es el nada más.
Ellos se vuelven
por caminos traslúcidos.
Ellos se van,
sin dejar huella
se van.
Abandonando su puesto,
se van.
Olvido imposible,
vida que no está.
Eternidad encerrada
en eternidad.




Ilustración: Apropiación PH

miércoles, 14 de enero de 2009

Sobre las hierbas húmedas








Sobre las hierbas húmedas todavía,
el cuerpo en cruz,
los párpados cerrados,
el mediodía sombreado de la sierra,
y los vapores olorosos del verano…

Sostiene mi espíritu en la tierra
el piar de las calandrias,
el grito de los benteveos,
los afinados jilgueros y zorzales
y el impaciente llamado del hornero.

Del bajo llegan
los sonidos ciudadanos
pero estamos arriba
colindando con la espesura salvaje
infrapoblada
de divinas criaturas
un poco extinguidas:
la comadreja astuta,
el zorro inteligente,
la lechuza falsa vigía,
el tero encarador.
El león–puma en una huella,
chanchos del monte 
por senderos en túnel...
Yararás y corales tímidas.
Nadie los ve, cuidado...
Aguiluchos salvajes,
jotes domados
y tal vez condoritos increíbles.

Y la fantasmagórica corzuela
que aparece menuda con su mirada suave
y desaparece en un instante breve
dejando la extraña impresión
de una dudosa visión en la retina.


Sobre la menta y la yerbabuena
el cuerpo en cruz,
el burbujeo anónimo del agua
y la mirada en el espíritu...
La sierra envuelve
con sus efluvios veraniegos
y va devolviendo la vida.
Lentamente.

martes, 6 de enero de 2009

Colores para pensar la inacción




Busco un lugar especial
Donde refugiar la mente.
Un sitio donde parar y descargar
Los ritmos frenéticos de la vida,
Las cuotas exageradas de stress.

Invento pensamientos azul turquesa
Que se transforman en otro azul
Antes de abrazarse con el cielo
Como en los mares del Caribe.

Y ahora pensamientos blancos
Como el blanco de las arenas,
Escurridizas y frescas,
Donde se puede caminar sin temor,
Arenas frías de noche y de día.

Intento pensamientos azul mediterráneo
Salpicado por el resplandeciente blanco de las casas
En las laderas y acantilados.
Blanco,
Síntesis de todos los colores
Que me llena el alma de paz y alegría.

Me despertaré
En aquella hostería de la costa.
La luz de la mañana encandilándome
Las paredes blancas vibrando
Sábanas texturadas por mil hilos blancos
Con brillo propio y enceguecedor
Especial, sobrenatural.
No sabré mi condición: ¿muerta o viva ?

Saltaré de la cama
Abriendo las persianas pintadas de azul,
Saliendo al balcón,
Un nido de enredaderas perfumadas
Y de gorriones alborotando sin vergüenza.
Y la brisa del mar: el paraíso.

Andaré vestida con larga túnica
Blanca
Con gran capelina
Blanca
sobre la cabeza
Blanca
Sobre las arenas finas y blancas
Bañadas por mares limpios transparentes,
Vaivenes de hermosos celestes turquesas
Que se convierten en lapislázulis
Al llegar al horizonte.

Azules y blancos, aguas puras,
Mares de basamentos calcáreos
Según me explicara mi padre,
Allá lejos, en el mar, hace mucho tiempo…