lunes, 8 de noviembre de 2010

Monsieur Quadrillé …



Monsieur Quadrillé
Quadrillé Champignon
tierna compañía
cuerpo de toallón.

Pequeño espécimen
de dulce figura
duerme en un cajón
de madera dura.

Tenía dos años
y un conejo igual,
pero en gran tamaño,
no puedo olvidar.

Guardapolvo crema
tela de barquillo
bigote afilado
sonrisa de niño.

Y… ni pies ni manos,
un moño en el cuello.
Largo pantalón
bordado tan bello.

Monsieur Champignón
siendo tan pequeño
me recuerdas tanto
a mi conejón...

Comment allez vous
Monsieur Champignón?
digo, si te veo,
cuando abro el cajón,
Monsieur Champignón.

6 comentarios:

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

Bea, es un placer recorrer tus blogs y tu perfil.

Este poema es muy tierno y echa sus raíces en lo mejor de tus recuerdos y nos lleva a los lectores al Paraíso Perdido de la niñez.

Como libriana y docente, te veo inquieta y auscultando temas diversos y el arte en tu búsqueda vital.

Gracias por dejar tu huella en mi blog. Me ha encantado que lo hicieras.

Un abrazo desde el noreste cordobés.

DeaBea dijo...

Gracias Marta Alicia por tan hermosas palabras que has dejado en tu comentario!
La búsqueda es permanente en uno u otro sentido cuando uno desea hacer arte. Abrazo

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Qué bello recuerdo, qué dulces versos.

Un abrazo
Teresa

DeaBea dijo...

Ma. Teresa,es increíble cómo algunos recuerdos de tan temprana niñez quedan para siempre grabados en nuestra memoria.

Anónimo dijo...

Bea - un recuerdo convertido en poema ¡encantador! - al leerlo se "siente" el retroceso en el tiempo - un abrazo

teresa ternavasio dijo...

Bea - Un recuerdo convertido en poema ¡encantador! - al leerlo "se siente" el retroceso en el tiempo - un aberazo - teresa