lunes, 2 de noviembre de 2009

Mis abuelos y el amor


-->
Una respiración profunda,
un aire- amor  que empuja,
hamaca  en vaivén hacia un recuerdo.
La eternidad asible retoza por la casa
en complicidades tiernas de viejos corazones
que viven entre cantos y bromas,
entrecejos fruncidos,
labios asombrados, palabras picarescas,
y un todo compartido
de mates cebados sin apuro.
En aparición triunfal,
tras la siesta llegan
tambaleantes latas coloridas
donde las manos pescan
galletas crujientes,
aromáticas y desérticas.
Y hay un juego antiguo
del Cantábrico,
donde bailan las cartas españolas
mientras,
sobre la mesa de las pampas,
golpean los puños entusiasmados,
haciendo bailar porotos,
cuentas simples
de tantos ganados o perdidos.

En el nido hay poco
pero justo y sencillo.
Muebles grandes y antiguos,
espacios pequeños, reducidos.
Ella muestra tesoros
ordenados y limpios.
Perfumados objetos
de encajes y de sedas
que libera uno a uno
nombrando procedencias.
Él organiza una gira
por el pequeño país
de cardenales airosos
y canarios cantores.
Hay fértiles macetas
olorosas de albahaca,
perejiles rizados,
y nardos , y  azucenas
como salvados náufragos
bajo las luces y las sombras ciudadanas,
humedades gloriosas,
nostalgias felices del campo.

Y así transitan
en el temblor de la unidad indestructible,
la justeza de vida,
el tú infinito.
Esa alegría- amor
del amor-risa,
un aire fresco,
una canción  bien entonada
y cantada con brío.
Olvidos  pretenciosos,
repetidos perdones,
los pesares ausentes,
escondidos.

Él le desprende el delantal
de un solo paso.
A la sonrisa franca,
una protesta insegura de ella
le contesta.

Dos cansados eslabones
sosteniéndose
en una elección eterna…
La prueba infinita del amor
en mis ojos incrédulos,
y yo sin presentir siquiera
el extraordinario regalo
que la memoria atrapa
y marca mi existencia.


martes, 13 de octubre de 2009

Su cuento




Un día
le robaron su cuento,
trozo de vida único,
narrador de plenitudes.

De amistades magníficas,
sucesos familiares,
amores tiernos,
trabajo persistente:
de eso estaba hecho.

Pérdida definitiva,
arrancado de adentro,
nunca más encontrado.
Carencia sola.
La vida era
desde ahora,
parálisis,
dolor y sufrimiento,
despojo de ilusiones,
esfuerzo sin recuerdos.
Manos paralizadas
sin sentimientos.
Mente vaciada .
Todo y menos.


El olvido  la había encontrado
tocándole el hombro,
dejándola sin aliento,
robándole su historia.

Ese día
que le quitaron
su cuento.

viernes, 18 de septiembre de 2009

El cuartito de Vincent


Sobre la mesa, el agua.
Sobre el piso, la cama.
Una ventana en luz,
colorida frazada.
La silla amarillea
y se adelanta.
El enojo se apacigua
cuando el pincel se cansa.


"Intensificando tutti i colori a volte si raggiunge di nuovo la calma e l'armonia."
Vincent Van Gogh

jueves, 17 de septiembre de 2009

Pequeña Nevada Cordobesa



Blancas montañas,
resplandecientes cielos:
Tenues grises perlados,
quietos …
En las luminosas
bóvedas naturales,
flota
la nieve desconocida.
Y la humedad llora
sobre los campos negros
de incendios recientes,
premeditados,
devastadores de vida.
Y llora también
sobre los campos amarillos
de sequías prolongadas.
Sube por el sur
un frío de helada,
un temblor de nieve,
un estertor de espíritu derrotado.

El invierno,
exterminador de ganas,
de proyectos y deseos ,
se abre paso implacable
por sobre el paisaje
y por dentro del alma.
Pero la gente sonríe
ante la novedad climática
y así olvida las penas,
la crisis del bolsillo
y el alma congelada.
Adhesión Feria del Libro,  Córdoba 2009

martes, 18 de agosto de 2009

Críticas y censuras



-->


No critiques las obviedades
ni las confesiones
cuando arroje mis poemas sangrantes
sobre la mesa.
No defiendas los surrealismos crípticos
cuando la realidad irrumpa sin permiso
arrastrando sus imágenes
coloridas y olorosas.
No banalices mis palabras.
Aunque sean gastadas y viejas,
allí viven todos mis sentimientos.
No digas no.
En el arte
no hay límites,
no hay fronteras,
ni preconceptos,
ni muros.
Te vuelves indeseable
si no respetas,
si censuras,
si retienes
la expresión del otro,
en el arte.

sábado, 15 de agosto de 2009

El encuentro






Dimensiones fluctuantes,
mundos enfrentados
en un solo mundo,
facciones que litigan,
-derechos mal habidos-
por el poder
y tanto.

A veces me pregunto
si además de la guerra,
de la destrucción,
y muy a pesar y en contra
del desentendimiento,
los desacuerdos y las pobrezas…
A veces me pregunto
por qué
insiste en reaparecer
y sobrevive
esta certeza:
Se puede también
construir el universo
en cada acercamiento,
en cada conexión sincera,
en cada mano abierta.

A veces me pregunto
cómo andarán aquellos
que salen caminando
sobre los hilos flojos
de las tramas sociales,
prescindiendo
de las buenas compañías…
Cómo andarán
suicidas de ciudades,
sin saludos,
ni miradas.
Sin palabras,
ni reverencias.
Sin pedidos de auxilio,
ni muchas gracias.


A veces me pregunto
cómo construye el universo
una por una,
urdimbres y tramas
que surcan espacios comunes
viajando por los hilos invisibles
del afecto.
Una por una,
redes sagradas,
encuentros pequeños,
llegadas al otro,
el corazón replegado,
los brazos abiertos.
La mirada del otro
en los ojos atentos
y  las manos prontas
a una sociedad anónima
sin reclamo, ni miedo.

A veces me pregunto
cómo hace el universo
para regocijarse
y trasmutarse uno
en ese instante único:
en la situación amorosa,
divino paisaje del encuentro.





miércoles, 12 de agosto de 2009

Miedos y dolores




















Indiferencia disfrazada,
desamor en racimos,
deja la ausencia repetida
y la presencia limitada.

Ocultas crueldades
rondan tu día.
Se hacen carne de noche:
reproches y litigio.

Por eso,
no esperes…
Ni te extrañes
si estreno lejanías.
Ni conjures los miedos
de las pesadillas.

Hacen falta,
yo creo,
los pequeños milagros,
para sobrevivir senderos
y transcurrir la vida.

Por eso,
rezaré por nosotros,
atraeré energías
y llenaré vacíos,
con gotas de paciencia,
hasta que llegue,
en algún momento no pensado,
el amor-alegría.

domingo, 5 de julio de 2009

Mientras duermes



Mientras tu duermes,
corredor de caminos,
vuelan tus huellas.

Vuelan tus huellas,
sobrecorren caminos.
Tú, mientras, duermes.



domingo, 21 de junio de 2009

Clamor



¡Ay, Santa de Santas,
Patrona de la Tierra,
del Sol y de la Lluvia,
Reina del Mundo,
Antigua Intercesora
que todo lo puedes!
¡Ay, Madre del Cielo!
Tus altares están llenos
de luces-esperanzas.
Mientras encendemos
las llamas de tus cirios
presentimos y sabemos:
lo único que nos queda
es pedir, es rogar,
mientras nos invade
el dolor y el llanto.

Abre tus manos de luz,
Madre,
y danos aquello que es tan poco
tan poquísimo,
aquello que nos falta,
para que tu gesto de amor
sea nuestro gesto.
No es mucho...
Te pedimos
dos cosas solamente:
el buen criterio y el cariño.
¡Ay, Santa de las Santas!
¡Ay, Alma Única entre las almas!
¡Madre divina!
El buen criterio y el cariño...
es poco lo que nos falta.


N.A:
La Virgen es Nuestra Señora del Valle de Catamarca


miércoles, 20 de mayo de 2009

Mi madre y el mar





Madreselvas, madreperlas, madre.
Dunas madreselvas,
arenas madreperlas:
madre.
El viento salitroso despeinándome.
El pelo, un látigo sobre el rostro.
Espumas marinas sucias
de arenas revueltas,
olas aleonadas.
Las caracolas,
gigantes marinos zumbándome al oído:
madre - madre - madre
Madreselvas, madreperlas,
arenas marinas,
espumas salinas,
brillos en la atmósfera.
Juntándose con el agua infinita,
rutas de gaviotas
me gritan:
madre - madre- madre.
Las escucho
entre los tum tum
del 2 de febrero.
Quiero estar ahí, madre,
caminando sin prisa,
respirando profundo,
las plantas de los pies
sobre el piso lustroso y plano
de la playa ancha cuando la marea menguante.
Madreselvas y madreperlas,
rumores eternos de rompientes,
te claman y te extrañan
madre - madre- madre.

jueves, 9 de abril de 2009

Paisajes





















Llevo dentro paisajes
amarillos,
celestes y naranjas.
Montañas hechizadas
y ríos olorosos
que corren ocultos
bajo mantos vegetales
 y acuáticos.
Cuando quiero
se concretan,
aparecen cósmicamente:
nacen desde la blancura del lienzo,
blandos y orgánicos.
Cuando deseo,
me pongo un pincel de cielo
entre mis dedos largos.
Tengo en los ojos
paisajes soñados.
Ondulantes pantallas grises
de picos serranos.
Verdes lluviosos,
rosados falsos,
cielos violetas,
nubes errantes
sobre los valles mágicos.
Tengo en el alma:
marinas tropicales
donde desembarcan
azules transparentes
y embrujos de peces agitados.
Dibujo ojos gigantes
que miran lejanías
asombrados:
el show de la vida,
las bienvenidas de la muerte,
escenarios de dulces tristezas
paisajes de amargas alegrías.
Cuando quiero,
el sentimiento crece
y germina
por el extremo de mis manos.
Y la expresión alcanza
trepando lo imaginado.
Paisajes interiores…
Cuando quiero,
me invento
un pincel de luz
para pintarlos.
Así  los tengo, los poseo,
y los comparto.-

viernes, 13 de marzo de 2009

Pesa la piedra


Pesa la piedra que arrastras.
Está formada de soles y lunas,
de amor infinito
y deseos concedidos.

Va dejando un surco,
muy a pesar tuyo.
Avatares cotidianos
cargan tu espalda
y te hunden el pecho.
Muy a pesar tuyo,
muy a pesar mío.

Brilla la piedra que llevas.
Su rastro fluoriza las veredas.

viernes, 30 de enero de 2009

Ausencias espontáneas













No quieren llegar.
Se arrepienten,
se van antes de arribar.
Su corta esperanza
es el nada más.
Ellos se vuelven
por caminos traslúcidos.
Ellos se van,
sin dejar huella
se van.
Abandonando su puesto,
se van.
Olvido imposible,
vida que no está.
Eternidad encerrada
en eternidad.




Ilustración: Apropiación PH

miércoles, 14 de enero de 2009

Sobre las hierbas húmedas








Sobre las hierbas húmedas todavía,
el cuerpo en cruz,
los párpados cerrados,
el mediodía sombreado de la sierra,
y los vapores olorosos del verano…

Sostiene mi espíritu en la tierra
el piar de las calandrias,
el grito de los benteveos,
los afinados jilgueros y zorzales
y el impaciente llamado del hornero.

Del bajo llegan
los sonidos ciudadanos
pero estamos arriba
colindando con la espesura salvaje
infrapoblada
de divinas criaturas
un poco extinguidas:
la comadreja astuta,
el zorro inteligente,
la lechuza falsa vigía,
el tero encarador.
El león–puma en una huella,
chanchos del monte 
por senderos en túnel...
Yararás y corales tímidas.
Nadie los ve, cuidado...
Aguiluchos salvajes,
jotes domados
y tal vez condoritos increíbles.

Y la fantasmagórica corzuela
que aparece menuda con su mirada suave
y desaparece en un instante breve
dejando la extraña impresión
de una dudosa visión en la retina.


Sobre la menta y la yerbabuena
el cuerpo en cruz,
el burbujeo anónimo del agua
y la mirada en el espíritu...
La sierra envuelve
con sus efluvios veraniegos
y va devolviendo la vida.
Lentamente.

martes, 6 de enero de 2009

Colores para pensar la inacción




Busco un lugar especial
Donde refugiar la mente.
Un sitio donde parar y descargar
Los ritmos frenéticos de la vida,
Las cuotas exageradas de stress.

Invento pensamientos azul turquesa
Que se transforman en otro azul
Antes de abrazarse con el cielo
Como en los mares del Caribe.

Y ahora pensamientos blancos
Como el blanco de las arenas,
Escurridizas y frescas,
Donde se puede caminar sin temor,
Arenas frías de noche y de día.

Intento pensamientos azul mediterráneo
Salpicado por el resplandeciente blanco de las casas
En las laderas y acantilados.
Blanco,
Síntesis de todos los colores
Que me llena el alma de paz y alegría.

Me despertaré
En aquella hostería de la costa.
La luz de la mañana encandilándome
Las paredes blancas vibrando
Sábanas texturadas por mil hilos blancos
Con brillo propio y enceguecedor
Especial, sobrenatural.
No sabré mi condición: ¿muerta o viva ?

Saltaré de la cama
Abriendo las persianas pintadas de azul,
Saliendo al balcón,
Un nido de enredaderas perfumadas
Y de gorriones alborotando sin vergüenza.
Y la brisa del mar: el paraíso.

Andaré vestida con larga túnica
Blanca
Con gran capelina
Blanca
sobre la cabeza
Blanca
Sobre las arenas finas y blancas
Bañadas por mares limpios transparentes,
Vaivenes de hermosos celestes turquesas
Que se convierten en lapislázulis
Al llegar al horizonte.

Azules y blancos, aguas puras,
Mares de basamentos calcáreos
Según me explicara mi padre,
Allá lejos, en el mar, hace mucho tiempo…