domingo, 8 de febrero de 2015

Morteros




En la orilla hay una piedra;
sobre la piedra el mortero:
oquedad hecha de a poco,
no muere a pesar del tiempo.

Cerca del mortero el agua
que fluye poco en invierno.

¿Quién comió de la semilla
que machacó la conana ?

Tu mano, de tanto usarla
ha dejado su bruñido.
Si habrás golpeado las vainas
del algarrobo vecino.

Tan escondido en el monte
que a la autoridad  burlabas,
mientras hacías la aloja
 la tristeza se borraba...

En el río estás, hermano,
presencia de a poco hecha.

El recuerdo del origen
aquí habla con vehemencia:
muy cerca de los senderos
y muy lejos de la ausencia.





Fotografía de Juan Carlos Paesani

jueves, 5 de febrero de 2015

Luna de verano

  Tras la palmera
aparece la luna...
¡Rasgada en flecos!



miércoles, 21 de mayo de 2014

Ser un cero






Debo aprender a ser
un cero a la izquierda:
sin aristas que agredan
ni contenidos que confundan.

Que ni sume ni reste
y sobre todo
que no divida- a la gente.

Sin afirmaciones ni negaciones
que casi no exista:
un cero transparente.


Testigo callado y discriminado
que no ayuda ni molesta
no agrega ni desagrega.

Un ente distraído
con sus medallas
opacas de repente.

Un cero,
la propia desilusión del uno
la presencia precaria y reticente.

Un cero,
tarea que revive cicatrices,
y  que duele…¡siempre duele!




viernes, 29 de noviembre de 2013

Haikus-foto presentados con el Grupo Córdoba Haiku 2013












Afiches y postales presentadas en la Feria del Libro Córdoba 2013.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Otro otoño

No esperes que este otoño
sea el mismo de siempre:
este viene con crujidos amarillos
y rojos anaranjados por el viento...
Aunque también huele a humo
y a llovizna fría.

Y mientras compone
 un arpegio triste para el invierno...
es menos dorado
y un poco más extraño.

Y ronda la sierra
con ganas escuálidas
este otoño que es otro
por llevar al arrastre
horizontes plenos de melancolía
inciertos cielos
resignados futuros
presentes devenidos en pasado.

Ese muro







En el jardín hay un muro
de piedras adormiladas
entre musgos, bajo el verde
de la hiedra que se agarra.

Esas piedras camufladas
a veces se vuelven mágicas
y por poderes ignotos
se abre una estrecha grieta
ante perplejas miradas.


Y entibiando la tristeza
por un segundo glorioso
el muro se desvanece
dejando ver un jardín
lleno de flores muy tersas.

Hay pájaros multicolores
de cantares diferentes
y son pequeñas orquestas
en el agua de la fuente.

Un ángel amor lo cuida
y arroja pequeñas flechas
hasta que el muro se aquieta
y otra vez se vuelve piedra.


Nota de interés:
Sin que sea un hecho científico comprobable, algunos estudiosos doctores proponen que el castellano tiene cierta querencia por el ritmo octosilábico, que suena especialmente cercano y se adapta fácilmente al habla y al oído de los hispano-hablantes.

lunes, 14 de enero de 2013

Fuente en Pedralbes


Hacía ya dos años que habíamos paseado por los jardines del Palacio de Pedralbes, disfrutando tanto de los diversos rincones que cuando quisimos entrar a ver las exposiciones, estaban cerrando.
Este otoño nos apresuramos a realizar la visita a los interiores y solo sacamos unas cuántas fotos apuradas de los magníficos jardines.Hay unos cuantos ejemplares de árboles del territorio argentino que parece fueron llevados de regalo por Eva Perón, entre ellos, el jacarandá  que anda por allí, azulando el parque de tanto en tanto.

Plácida fuente...
Golpetean su espejo
cinco chorrillos.

martes, 8 de enero de 2013



Transparentando,
todavía la luna
esta mañana.